Administración y Gestión de Comunidades de Propietarios, Complejos Urbanísticos y Centros Comerciales.

Comunicación incidencias OLINE
Noticias
RSS

Noticias, síganos en RSS

Filtrar noticias

Mostrar

Las quejas por ladridos de perros crecen en las madrugadas de verano

14/08/2012

En ocasiones se ha descubierto algún caso de maltrato animal a raíz de la investigación

Imagen grande

 

Hace ya dos años que un vecino de la calle De Gabriel, en el Casco Antiguo, se quejó de que el ruido del perro del vecino no le dejaba hacer su vida normal porque ladraba a todas horas. Perturbaba el sueño de este hombre y de todo el vecindario. Tras numerosas quejas e intentos de solucionar la situación de forma dialogante, recurrió a la Policía Local. Finalmente, el caso apareció en HOY y el dueño del perro pareció concienciarse. Desde entonces, dejó de molestar.

Aquel caso es el más conocido de un problema que sigue vivo en algunas zonas de la ciudad. El segundo jefe de la Policía Local, Antonio Nogales, opina que estos ladridos continuados se deben a un desorden de comportamiento. «Un perro por la noche puede ladrar por miedo, por ansiedad, por sentirse amenazado o respondiendo a algún tipo de estímulo».

Como posible solución, Nogales propone el empleo de un bozal específico que lleva un pequeño refuerzo para que el perro no pueda ladrar o el sonido salga con poco volumen. Este método solventa el problema de los ruidos y no es agresivo con el animal. Como él mismo dice, «en la Policía somos amigos de los animales. No vamos a recomendar métodos agresivos, como la operación que realizan algunas clínicas veterinarias para que el perro no pueda volver a ladrar, o el dispositivo electrónico que le da una pequeña descarga al perro cuando ladra. Ni siquiera el llevarlo a una clínica de psicología animal, no vamos a proponer tampoco una solución excesivamente cara».

La ordenanza municipal indica que el responsable legal es el propietario. «El perro no va a pagar la multa de 300 euros, evidentemente. La responsabilidad absoluta recae siempre en el propietario del animal», informa Antonio Nogales. «Eso sí, el caso hay que investigarlo. Y si a raíz de esta investigación se detecta algún caso de maltrato animal o si las denuncias son muy reiteradas se puede llegar a expedir un mandamiento administrativo que conlleva la retirada del perro».

Esta falta, como recuerda el segundo jefe de la Policía Local, no es un delito sino una infracción administrativa, y se rige por las ordenanzas de Convivencia Cívica y la de Protección Ambiental en Materia de Contaminación Acústica. Las quejas se interponen casi siempre por teléfono en el 092 y se tramitan después en la Oficina de Atención al Ciudadano.

Para que se admita, el ladrido no debe ser algo esporádico y para que haya sanción debe quedar claro que el ruido perturba el descanso de los vecinos.

En el año 2012, las quejas presentadas a la Policía han sido 34. El procedimiento es simple, porque los agentes no acuden con intención de denunciar sino de mediar entre las partes, y el resultado suele ser positivo. De estos 34 casos, tan solo ocho han requerido la apertura de un expediente sancionador, y solo dos han sido especialmente complicados.

Desde la Policía Local se recuerda que está prohibido que un perro esté de forma prolongada en una terraza.

FUENTE: www.hoy.es

CL Hermanos Segura Corvasí, 4 Oficina 13 0-6011 Badajoz - Tlf/fax: 924 257728 Tlf Urgencias: 667572270 | Política privacidad y protección de datos