Administración y Gestión de Comunidades de Propietarios, Complejos Urbanísticos y Centros Comerciales.

Comunicación incidencias OLINE
Noticias
RSS

Noticias, síganos en RSS

Filtrar noticias

Mostrar

Se dispara el interés por los ascensores exteriores

29/08/2012

En la barriada de La Paz hay dos bloques en obras y en otro empezará en breve

Imagen grande

 

A finales de los años 70, cuando se diseñaron y construyeron los edificios de la barriada de la Paz, la accesibilidad era una ensoñación. Se levantaron inmuebles de cuatro alturas sin ascensor y con escalones en la puerta de todos los pisos. Ahora, casi treinta años después, los propietarios ya se han hecho mayores y echan de menos un ascensor para llegar a casa.

Pero adaptar el bloque al siglo XXI tenía dos dificultades: la legislación no permitía que obras particulares invadieran el espacio público y los vecinos de los pisos bajos que no iban a darle mucho uso no estaban obligados a pagar su parte correspondiente. Pero la legislación se modificó. En 2009 vio la luz una nueva ordenanza del Ayuntamiento de Badajoz que permitía invadir el espacio público para obras de accesibilidad y una reforma de la ley de accesibilidad eliminó también la exención para los vecinos contrarios al ascensor. Si la decisión se toma en mayoría, todos deben correr con los gastos.

Con estos nuevos matices en escena, en la oficina de Apamex, donde asesoran en materia de accesibilidad, no han cesado en los últimos años las peticiones de comunidades de vecinos de la ciudad interesadas en poner un ascensor. El resultado ya se puede ver en algunas calles de la barriada de la Paz. En el bloque que hace el número dos de la avenida del Perú, cerca del cruce con Colón, se ve desde hace pocos días una estructura de acero en la que trabajan operarios de una compañía de ascensores para instalar el elevador. La estructura del edificio hacía imposible instalar un ascensor en el interior.

Según cuenta Manuel Hernández, encargado de la empresa instaladora, en poco más de dos meses ya estará funcionando. Ahora ultiman la estructura y, por parte, trazan la que será la nueva escalera. En la planificación de los trabajos se tiene en cuenta la molestias a los vecinos, por eso muchos de los trabajos se hacen piso a piso. El elevador del número dos no va a ser el único de la avenid del Perú. La misma empresa tiene previsto iniciar también en breve la instalación en otro muy cercano. Dentro de la misma barrida, en una de las calles cercana al quiosco del paseo fluvial también hay otro bloque. Terminaron la cimentación y ahora tienen que esperar 22 días para empezar la estructura metálica. En este caso el elevador va por la parte trasera, aunque ocupa igualmente espacio público, no llama tanto la atención como el de la avenida del Perú.

En el bloque viven Romana Gallardo y Eulalia Silos. Ambas votaron a favor en su día de poner la estructura. Romana es una de las más interesadas porque vive con un familiar con problemas cardiacos a quien no le viene nada bien los escalones. Recuerda que cuando estuvo convaleciente tampoco fue muy cómodo bajarlo por las escaleras. Eulalia también voto a favor porque a su edad, confiesa, todas las comodidades son pocas. Comparten bloque con otros ocho propietarios más y todos, salvo uno, aceptaron la propuesta. Romana recuerda que incluso los dos del bajo aceptaron el ascensor, una sensibilidad que agradece. En su caso, la obra cuesta 70.900 euros, lo que supone algo más de 8.800 por piso, aunque todavía no saben lo que realmente van a tener que desembolsar porque esperan una subvención de la Junta de Extremadura. En algunos casos, cuenta Romana, la ayuda pública puede suponer hasta el 65%.

Ahora ellas se han convertido, casi sin quererlo, en expertas y asesoras porque por su bloque no dejan de pasar vecinos de la Paz interesados en la obra y preguntando a los residentes por los pasos a seguir. «Aquí siempre hay alguien que viene a preguntarnos como lo estamos haciendo».

A las ayudas pública se suma también las facilidades de pago que dan las empresas instaladoras, que pueden llegar incluso al 100%. En el bloque de la avenida del Perú, por ejemplo, el ascensor ha supuesto pagar todos los meses 175 euros en comunidad.

Desde el Ayuntamiento ya explicaron en su momento que este tipo de casos tan llamativo van a ser una excepción, porque la prioridad cuando una comunidad pida autorización va a ser aprovechar los patios interiores y los huecos de las escaleras. «Siempre que arquitectónicamente sea posible, el ascensor debe ubicarse en las zonas interiores», explicó el concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo, cuando informó del tema tras la comisión de urbanismo correspondiente. A pesar de este carácter excepcional, la pasarela sirve de jurisprudencia para el resto de bloques de la avenida que lo soliciten.

Además de la Paz, también se pueden beneficiar de la expansión de los ascensores exteriores otras zonas de la ciudad como 'las quinientas' de San Roque, los antiguos grupos José Antonio y los bloques que se levantaron detrás del Hotel Lisboa.

En estos barrios hay edificios con varias alturas que carecen de elevador porque se construyeron antes de 1997, año en el que se publicó la Ley de Accesibilidad de la Junta. Ahora, las construcciones con más de tres pisos deben llevar obligatoriamente un elevador.

Aunque no hay un número exacto, las ayudas públicas han permitido una proliferación de ascensores en edificios antiguos. Algunas empresas del sector consultadas explican que perfectamente se supera el centenar en los últimos años, lo que supone beneficiar a más de mil viviendas.

En la inmensa mayoría de los casos se han encontrado soluciones para hacerlo por las zonas comunes, por eso han pasado desapercibidos.

La contratación de la obra requiere que más de la mitad de los vecinos den su aprobación, un porcentaje que difícilmente se consigue en las construcciones de tres alturas. En esos casos lo normal es que quienes viven en el bajo se opongan, puesto que no le ven ventaja, y basta que se oponga una un propietario del primero para que no haya mayoría.

A veces, no solo se toma la decisión para mejorar la calidad de vida de algún inquilino que lo necesita, también se baraja la revalorización de las viviendas cuando en el bloque se instala un ascensor. Eso ha ocurrido, por ejemplo, en los grupos José Antonio, donde algunos pisos que se vendían encontraron pronto interesados en cuanto llegaron los elevadores.

FUENTE: www.hoy.es

CL Hermanos Segura Corvasí, 4 Oficina 13 0-6011 Badajoz - Tlf/fax: 924 257728 Tlf Urgencias: 667572270 | Política privacidad y protección de datos