Administración y Gestión de Comunidades de Propietarios, Complejos Urbanísticos y Centros Comerciales.

Comunicación incidencias OLINE
Noticias
RSS

Noticias, síganos en RSS

Filtrar noticias

Mostrar

Seis meses de obra y sin ascensor

23/04/2012

En un caso, el problema entre dos empresas contratadas para los trabajos hace que los vecinos se hayan sentido engañados . Seis bloques de Nueva Ciudad sufren retrasos en la ejecución de los arreglos

Imagen grande

Desde fuera, el hueco por donde va el elevador

27 de octubre de 2011. No se le olvida la fecha en la que los albañiles comenzaron a colocar los andamios en su bloque de viviendas para las obras de instalación del ascensor. Un objeto de deseo que venía reclamando la mayoría de los vecinos de varios pisos situados en el número 6 de la calle Manuel Sanabria Escudero, en Nueva Ciudad.
A día de hoy, con varios meses de retraso sobre el calendario previsto, una de las afectadas por estas obras cuenta las incomodidades y los disgustos vividos a causa de los problemas surgidos entre las empresas contratadas para instalar el dichoso ascensor.
Aunque ya parece que se han solventado todos los contratiempos y por fin se ve el final de los trabajos, no deja de afirmar que han pasado lo suyo. «Ha habido días en los que los vecinos, que hemos invertido en este proyecto parte de nuestros ahorros, nos hemos sentido engañados e impotentes ante una circunstancia que no entendíamos».
Esta vecina, que prefiere no revelar su identidad, señala que el primer bloque de Nueva Ciudad que instaló un ascensor estaba situado en la calle Andrés Nieto Carmona. «Luego, se extendieron como la pólvora y fueron muchos bloques más los que los fueron instalando. Así, aunque en esta parte de Mérida los pisos eran muy antiguos, la zona se fue revalorizando por este aporte a la comodidad».
Afirma que la decisión de poner ascensor en su bloque de viviendas viene de la época del anterior alcalde, Ángel Calle, que tuvo alguna reunión con la asociación de vecinos para hablar sobre este asunto.
Aunque en un primer momento les costó ponerse de acuerdo a todos los vecinos de su bloque, sobre todo a los que vivían en las primeras plantas, al final se decidió que el ascensor era absolutamente necesario. Sobre todo, porque en su piso hay, al menos, tres personas con problemas de movilidad, bien por ser muy mayores o por sufrir alguna enfermedad .
Una vez obtenido el consenso, allá por el mes de julio del pasado año fue cuando comenzaron a pagar la obra.
Explica que para hacer este tipo de instalación existían unas subvenciones bastante altas. Alrededor de 3.000 euros de ayuda de una obra que costaba más de 5.000 a cada uno de los vecinos. Calculando que en ese bloque viven 18 familias, el desembolso total ronda los 90.000 euros.
Se estipuló que las empresas, una encargada de hacer la obra propiamente dicha del hueco del ascensor y la otra, la instaladora del mismo, tardaran alrededor de cuatro meses en ejecutar de forma completa los trabajos. Febrero, como mucho marzo de 2012, era la fecha en la que tenía que estar terminado el trabajo. «Estamos casi finalizando el mes de abril y todavía seguimos con albañiles en el bloque, aunque ya parece que se ve el final del túnel», aclara.
Obras paralizadas
Según afirma, todo se torció porque surgió un problema entre las dos empresas, con la intervención incluso de los gabinetes jurídicos de las mismas. Por ese motivo, los trabajos se paralizaron.
Esta situación es la que ha hecho desesperar, en más de una ocasión, a los vecinos del bloque, que veían cómo pasaban los días y el hueco del ascensor seguía así, hueco, y sin rastro del elevador.
«Era una situación desesperante. Nadie daba la cara y no se daban cuenta de que había mucha gente perjudicada y que, con el trabajo que nos cuesta pagarlo, queríamos tenerlo cuanto antes. En realidad, nos hemos sentido engañados», manifiesta esta afectada.
De hecho, dice que una vecina suya, que tiene más de 80 años y que está muy mal de los huesos, ya no puede subir tantas escaleras, que además son estrechas y empinadas. Por eso se ha tenido que ir a vivir, de forma temporal, a casa de una hija, que reside en Calamonte. «Eso, gracias a la incompetencia de gente que no era profesional y que no estaba cualificada para su trabajo», señala. Añade que en Nueva Ciudad hay, al menos, cinco bloques afectados por este problema o parecido.
Incluso hubo alguien que recomendó a los vecinos que pusieran el asunto en los tribunales. Pero ellos prefirieron ir por las buenas y alargar un poco más su paciencia. Asegura que, por lo que sabe, una de las empresas que hacían estos trabajos incluso ha reemplazado a unos de sus responsables por no cumplir con lo estipulado.
Ahora, en menos de una semana, la situación ha cambiado para mejor y ya incluso se puede ver el ascensor instalado en ese hueco que parecía infinito. Dice que después de mucho esperar, quizás justo antes del verano puedan ver la obra completamente finalizada.

CL Hermanos Segura Corvasí, 4 Oficina 13 0-6011 Badajoz - Tlf/fax: 924 257728 Tlf Urgencias: 667572270 | Política privacidad y protección de datos